Foros Verdad Cristiana Networks: Los Dones y el Fruto del Espíritu - Distinción - Foros Verdad Cristiana Networks

Ir a contenido

Página 1 de 1
  • No puedes empezar un nuevo tema
  • No puedes responder a este tema
  • Compartir Tema

Los Dones y el Fruto del Espíritu - Distinción Por Anthony D. Palma, Th. D. Poner ratio al tema: -----

#1 Usuario desconectado   L3V17a

  • 1 Pedro 3:15
  • Icono
  • Ver galería
  • Grupo: Administración
  • Mensajes: 3,944
  • Ingresó: 08-marzo 05
  • Sexo:Masculino
  • Residencia:Baldwin, NY
  • Intereses:Contender ardientemente por el Evangelio... Judas 1:3
  • Nacionalidad:  

Icono L3V17a The task of the modern educator is not to cut down jungles, but to irrigate deserts. Icono L3V17a The task of the modern educator is not to cut down jungles, but to irrigate deserts. Posted 23 mayo 2008 - 10:04

LOS DONES Y EL FRUTO DEL ESPíRITU
Por Anthony D. Palma

Con frecuencia se levanta una serie de preguntas relacionadas con la distinción entre los dones y el fruto del Espíritu. En ocasiones se les pone en forma de proposiciones. Las siguientes son algunas de esas, junto con una breve respuesta.

  • "El mayor de los dones es el amor. ¿Por qué buscar cualquier otro don?" Pero en ninguna parte de la Biblia se trata del amor como un don. En ninguna parte se le encuentra en una lista como uno de los dones espirituales. Pero está claramente clasificado como un fruto del Espíritu (Gálatas 5:22).

  • "El fruto es superior a los dones". ¿Pero dónde encuentra uno esto en las Escrituras? Los que hacen esta declaración con frecuencia ponen en competencia al fruto contra los dones. Dios ha ordenado que ambos debieran mostrarse en la vida de los creyentes, sin colocar a uno contra los otros. La idea de Dios es que sean obras complementarias del Espíritu, antes que competitivas.

  • "Todos los cristianos debieran tener todos los dones". Esto va claramente contra el principio divino de diversidad en la iglesia. Al enumerar los dones en 1 Corintios 12:8-10, Pablo dice: "Porque a éste es dada por el Espíritu palabra de sabiduría; a otro, palabra de ciencia según el mismo Espíritu; a otro, fe . . . y a otro, dones de sanidades", y así sigue. Además, aduce: "No son todos apóstoles, ¿o sí lo son? . . . No son todos obradores de milagros, ¿o sí lo son? . . . No todos hablan en lenguas, ¿o me equivoco?", y así sigue. (La traducción es mía, y se ajusta correctamente a la forma griega de la pregunta, exigiendo una respuesta negativa).

  • "El bautismo en el Espíritu Santo es de naturaleza carismática, no ética". Ciertamente es de naturaleza carismática, pero también tiene muy importantes dimensiones éticas. ¿Cómo puede uno ser inmerso en el Espíritu Santo sin que esa experiencia afecte su santidad personal?

  • "El bautismo en el Espíritu Santo es un prerrequisito para recibir los dones espirituales". ¿Pero dónde encuentra uno esto en las Escrituras? El pueblo de Dios experimentó virtualmente todos los dones en los siglos anteriores al día de Pentecostés. Es más correcto decir que el bautismo en el Espíritu eleva la sensibilidad y la receptividad espiritual de uno, haciéndolo un candidato más dispuesto para los dones espirituales. Esto está ampliamente demostrado por el hecho de que hay una incidencia mucho mayor de los dones entre los que han sido bautizados que entre los que no lo son.


  • DISTINCIÓN EN LAS PROFECÍAS DEL ANTIGUO TESTAMENTO


    Los sucesos del día de Pentecostés (Hechos 2) fueron el clímax de una promesa que Dios había hecho siglos antes. Esa inauguración del nuevo pacto fue también el comienzo de la era del Espíritu. Dios prometió a través del profeta Ezequiel: "Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne. Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y haré que andéis en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra" (36:26,27). También prometió a través de Joel: "Y después de esto derramaré mi Espiritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones. Y también sobre los siervos y sobre las siervas derramaré mi Espíritu en aquellos días" (2:28,29).

    La promesa dada a través de Ezequiel es que todo el pueblo de Dios del nuevo pacto experimentará la morada interna del Espíritu Santo. Esta morada interna del Espíritu les habilitará para andar rectamente. Está directamente relacionada con el concepto del Nuevo Testamento del fruto del Espíritu. La promesa dada a través de Joel es de otra naturaleza. En esa profecía el derramamiento del Espíritu es de una naturaleza dramática, en donde los recipientes profetizan, sueñan, y ven visiones. La profecía de Joel es similar al deseo expresado por Moisés de que "ojalá todo el pueblo de Jehová fuese profeta, y que Jehová pusiera su Espíritu sobre ellos" (Números 11:29). Este aspecto de la venida del Espíritu está, por supuesto, conectada con el concepto del Nuevo Testamento de los dones del Espíritu.

    UN EXAMEN DE LOS DONED DEL ESPÍRITU


    Los varios términos empleados en el Nuevo Testamento para los dones espirituales nos ayudan a entender esta obra del Espíritu. En 1 Corintios 12:7 Pablo designa todos los dones como la manifestación (phanerosis) del Espíritu. Propiamente dicho, el Nuevo Testamento no trata de manifestaciones espirituales (plural). La palabra está en el singular y aparece sólo una vez más en el Nuevo Testamento en un contexto sin relación con los dones espirituales (2 Corintios 4:2). Tal vez Pablo deseaba transmitir la idea de que el Espíritu único tiene muchas maneras de manifestarse, pero que estas "manifestaciones" deben ser consideradas como una entidad.

    Un segundo término es carismata (1 Corintios 12:4, 9, 31; 14:1; Romanos 1:11; y en otro sitio). La forma singular de la palabra (carisma) está compuesta de dos elementos. Caris es la palabra griega que usualmente se traduce gracia, o favor inmerecido. El sufijo ma con frecuencia significa "resulta de". Un carisma es, por consiguiente, algo concedido a una persona aun cuando puede que no lo merezca. Se traduce propiamente don, pero con esta connotación especial. Sin embargo, la palabra misma no significa don espiritual; sólo en ciertos contextos tiene ese sentido. En otros contextos significa don en un sentido general, tal como en Romanos 6:23, "la dádiva de Dios es vida eterna". Según se aplica a nuestro sujeto, esta raíz o etimología de la palabra debiera ayudarnos a entender por qué es que a veces le es dispensado un don a una persona que aparentemente no lo merece.

    La palabra pneumatika también se usa con referencia a dones espirituales. Es la forma plural neutra de pneumatikos, que es un adjetivo que significa espiritual. La palabra misma no significa dones espirituales, pero se usa en este sentido en 1Corintios 12:1 y 14:1. En Romanos 1:11 encontramos la combinación carisma pneumatikon (don espiritual). Esta expresión sugiere que los dones operan en el reino espiritual. Ellos vienen mediante la capacitación del Espíritu Santo y no deben identificarse con talentos meramente humanos o naturales.

    Los términos doreai y domata se usan también en relación con los dones (Efesios 4:7,8). Como con las dos palabras anteriores, el significado no es don espiritual, sino simplemente don. Son formas nominativas del verbo griego muy común dar (didomi). Sin embargo, Pablo usa los nombres cuando trata de los dones de liderazgo en la iglesia.

    El último término es merismois y se encuentra en Hebreos 2:4, que trata de los "dones del Espíritu Santo". Pero esta palabra significa más bien porciones, partes o divisiones. Viene del verbo merizo que significa dividir, distribuir, asignar, repartir. Ni el nombre ni el verbo tienen referencia directa a la idea de dones, aun cuando el contexto de Hebreos 2:4 lo sugiere. El énfasis es mayormente en la obra del Espíritu de distribuir dones, y es comparable a lo que dice Pablo en 1 Corintios 12:11: "Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como Él quiere".

    Tenemos entonces esta variedad de términos cuando las Escrituras hablan de dones espirituales. Cada uno de ellos contribuye a una comprensión del todo.

    ¿Cómo podemos definir entonces los dones espirituales? Son capacitaciones especiales dadas por Dios a su pueblo para la edificación del cuerpo de Cristo y para la extensión de su Reino. El Espíritu Santo es el principal agente divino para la distribución de estos dones.

    UN VISTAZO AL FRUTO DEL ESPÍRITU


    Como con los dones espirituales, el Nuevo Testamento emplea varios términos para transmitir el pensamiento del fruto del Espíritu. El pasaje central cuando hablamos del fruto espiritual es Gálatas 5:22,23, que trata del fruto (karpos) del Espíritu y luego enumera una lista de nueve especímenes. La expresión "fruto del Espíritu" se entiende mejor como dando a entender productos de los cuales el Espíritu Santo es la fuente.

    Es especialmente significativo que Jesús, en su último discurso, habló bastante acerca de fruto (Juan 15:1-17) y acerca de la venida del Espíritu Santo (Juan 14:16-18,26; 15:26,27; 16:5-15). No es accidental que en este discurso de despedida de Jesús Él hable también del amor, del gozo, y de la paz, que son los primeros tres frutos mencionados por Pablo en su lista de frutos espirituales. Varios otros pasajes del Nuevo Testamento tratan del asunto del fruto (Mateo 7:15-23; 12:33; Lucas 6:43,44; Romanos 6:22; Efesios 5:9; Filipenses 1:11; Hebreos 12:11).

    Otra terminología relacionada con esto se encuentra en las expresiones que tratan acerca de ser dirigido por el Espíritu, andar en el Espíritu, y ser espiritual. Romanos 8:14 dice: "Todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios".

    Intimamente relacionadas con este concepto son las palabras de Pablo: "Andad en el Espíritu" (Gálatas 5:16,25). En el versículo 16, el verbo es peripateo, que era la palabra griega común con que se designaba la actividad de las piernas y pies para llevar el cuerpo de un lugar a otro. Pero en el Nuevo Testamento, la palabra se usa también en el sentido figurado de conducirse o comportarse. Por ejemplo, Romanos 6:4 trata de andar en "vida nueva", y Efesios 4:1 nos insta: "Que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados".

    Pero el verbo en Gálatas 5:25 es stoicheo, que es más especializado. La idea general de esta palabra es convenir con, o seguir. En el versículo 25 significa mantenerse en el camino junto al Espíritu, seguirle, concordar con Él. Al usar este verbo, el Nuevo Testamento trata del andar en forma ordenada (Hechos 21:24), siguiendo en los pasos de la fe de nuestro padre Abraham (Romanos 4:12), andando o siguiendo de acuerdo a una regla (Gálatas 6:16), y "sigamos una misma regla, sintamos una misma cosa" (Filipenses 3:16).

    Para concluir, un término relacionado es la palabra espiritual (pneumatikos). Aun cuando esta palabra se refiere a veces a dones espirituales, como ya hemos visto, tiene más el significado general de madurez cristiana. En este sentido, se usa en 1 Corintios 2:13,15; 3:1; Gálatas 6:1. Este último pasaje dice: "Hermanos, si alguno fuere sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradle con espíritu de mansedumbre".

    Todos estos términos se encuentran en el contexto inmediato del pasaje clásico sobre el fruto del Espíritu (Gálatas 5:22,23). Esto indicaría que hay diversos modos de expresar la misma idea.

    ¿Cómo podemos, entonces, definir lo que significa el Nuevo Testamento cuando trata del fruto del Espíritu? Podemos tratar de ellos como virtudes o cualidades como las de Cristo, producidas por la morada interna del Espíritu Santo, en la medida en que el cristiano mora en Cristo.

    SIMILITUDES ENTRE DONES Y FRUTO


    Los dones y el fruto del Espíritu tienen varios puntos en común. Como hemos visto, la fuente de ellos es el Espíritu Santo. Ellos no se originan con el creyente separado de la capacitación del Espíritu. El elemento de lo sobrenatural se halla en ambos.

    Segundo, el propósito de ambos es edificar. El amplio propósito de los dones es la edificación del cuerpo de Cristo (1 Corintios 12:7; 14:26). Del mismo modo, el propósito del fruto espiritual, resumido por el fruto del amor, es edificar (1 Corintios 8:1).

    Tercero, ambas obras del Espíritu son perfectibles. En otras palabras, el creyente no las recibe en su forma acabada. La acometida de 1 Corintios 14 es instructiva. Pablo no cuestiona la validez de los dones que los corintios decían tener; sin embargo, él insiste en que los dones necesitan desarrollarse para edificar a la congregación. En manera similar, el fruto espiritual debe desarrollarse. Deben ser llevados a un estado de madurez. Este es el pensamiento tras los conceptos de madurez cristiana, de crecimiento, y de la continua transformación del cristiano a la imagen de Cristo (2 Corintios 3:18).

    DIFERENCIAS ENTRE DONES Y FRUTO


    En cuanto a su naturaleza, el fruto es inanimado, en tanto que los dones son dinámicos. Los primeros son el resultado de la morada interna del Espíritu, los últimos son el resultado de la dotación de poder del Espíritu. El fruto es de naturaleza ética, en tanto que los dones son de naturaleza carismática.

    Segundo, hay una diferencia respecto a la obligación del cristiano en apropiarse los dos. A todos los cristianos se les requiere mostrar todo el fruto del Espíritu. Pero Dios no exige que todos los cristianos tengan todos los dones. Lo que se nos pide aquí es que haya receptividad y un intenso deseo (1 Corintios 12:31; 14:1), pero la distribución de los dones es la obra soberana del Espíritu (1 Corintios 12:11).

    Tercero, y en manera similar, a los creyentes se les requiere que muestren siempre el fruto espiritual, pero la manifestación de los dones espirituales es bajo la dirección del Espíritu.

    EL IDEAL DIVINO


    La obra del Espíritu Santo se manifiesta tanto en los dones que concede a los creyentes como en el fruto espiritual mostrado por ellos. Nuestro estudio ha mostrado que ambas categorías son centrales en el concepto del Nuevo Testamento de la actividad del Espíritu entre el pueblo de Dios.

    Ya que tanto los dones como el fruto se originan en el Espíritu, es injustificado colocarlos en situación de antagonismo el uno contra el otro. A los cristianos corintios se les dijo: "Seguid el amor; y procurad los dones espirituales" (1 Corintios 14:1). Las dos ideas son correlativas, pero ciertamente deben entenderse a la luz de lo que Pablo señala como "un camino aun más excelente" (1 Corintios 12:31). Esto llegó a ser necesario a causa de un abuso de los dones y no porque hubiera alguna inferioridad inherente de los dones respecto del fruto del Espíritu.

    En Corinto, los dones estaban siendo usados para competir en vez de hacerlo en ánimo de cooperar; para los intereses de la autogratificación, más bien que para la edificación de la congregación. Sin embargo, es significativo que en ningún momento Pablo sugiere que los dones mismos no son genuinos cuando se manifiestan de esta manera. Es lo carismático indigno, no el don, lo que es nada (1 Corintios 13:1,2). El don es genuino; el que lo ejerce sin amor puede que no lo sea. El "camino aun más excelente" es la mediación de los dones a través del fruto del Espíritu, y principalmente por medio del amor.

    El amor, como vemos en 1 Corintios 13, es el principio regulador tras los dones espirituales. Es paciente y bondadoso; de buena gana da oportunidad para que otros miembros dotados puedan hablar también (14:30,31). No es celoso ni jactancioso; reconoce que el Espíritu distribuye soberanamente sus dones a quien le place (12:11). Ni se enorgullece por poseer algún don, o algunos de los dones (12:21). No es arrogante ni grosero; siempre considera el bienestar de todo el cuerpo cuando se expresa en la congregación, y está dispuesto a recibir corrección (14:29,30). No insiste en su propia manera; se somete a la autoridad debidamente constituida en la iglesia (14:37).

    La complementación, no la exclusividad mutua, es el modo de acción mostrado por el Nuevo Testamento para los dones y el fruto del Espíritu. Juntos sirven para edificar la iglesia. Con esto se relaciona el concepto de interpenetración, según se mostró en el párrafo anterior. El ideal divino es que tanto los dones como el fruto se manifiesten entre los creyentes. No somos llamados para preferir uno en perjuicio del otro.

    Una palabra final está en regla respecto del bautismo en el Espíritu Santo en su relación con lo que hemos tratado. A modo de repaso y de resumen podemos decir que el bautismo en el Espíritu sensibiliza de tal modo al creyente que lo deja en una posición mucho mejor para desear y recibir los dones espirituales. Pero el bautismo en el Espíritu, puesto que es la inmersión en el Espíritu Santo, también debiera afectar la santidad personal del creyente; esto es, debiera ser un medio por el cual el creyente está mejor habilitado para mostrar el fruto del Espíritu.

    Anthony D. Palma, Th. D., es un educador jubilado de las Asambleas de Dios, Springfield, Missouri.

    *´¨)
    ¸.·´¸.·´¨) ¸.·-> L3V17a - Rey Torres
    (¸.·´ (¸.·´



    "Estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros" 1 Pedro 3:15


    0


    Página 1 de 1
    • No puedes empezar un nuevo tema
    • No puedes responder a este tema

    Otras respuestas a este tema

    #2 Usuario desconectado   pancho

    • Principiante
    • Icono
    • Grupo: Usuario
    • Mensajes: 21
    • Ingresó: 05-febrero 06
    • Sexo:Masculino
    • Residencia:Australia
    • Intereses:-Geologia y Cristianismo<br />-Heavy Metal Cristiano
    • Nacionalidad:  

    Posted 11 noviembre 2008 - 12:57

    Para mi la diferencia principal es la fuente (o el origen). Asi es como se lo enseno a mis hijas

    DON: Regalo de Dios para los hombres
    FRUTO: Respuesta de una persona hacia otras personas o situaciones

    Siempre me ha llamado la atencion que la Palabra habla de los dones en plural pero del fruto en singular. El fruto del E. Santo es UNO y tiene muchas caracteristicas como amor, gozo, paz, paciencia, etc.... Siempre recuerdo como en la escuela dominical se suele ensenar a los ninos mostrandoles un arbol de muchas frutas (fruta de amor, fruta de gozo, fruto de paz, fruto de paciencia etc). Creo que es mas correcto decir que el FRUTO DEL ESPIRITU se puede distinguir por el amor, gozo, paz, paciencia, etc NO que esas manifestaciones sean frutos en si. Por ejemplo El fruto de un manzano es una manzana, que la manzada sea dulce, refrescante, roja, etc son sus caracteristicas. El fruto sigue siendo la manzana.

    Los dones son regalos que el Espiritu le da cada uno como El ha querido.

    No todos tenemos los mismos dones pero se espera que todos demos el mismo fruto con todas las manifestaciones mencionadas en Gálatas 5:22. Solo asi el mundo conocera que somos discipulos de Cristo.
    Bendiciones,

    Pancho

    "I would rather be approximately right than precisely wrong"
    0

    #3 Usuario desconectado   L3V17a

    • 1 Pedro 3:15
    • Icono
    • Ver galería
    • Grupo: Administración
    • Mensajes: 3,944
    • Ingresó: 08-marzo 05
    • Sexo:Masculino
    • Residencia:Baldwin, NY
    • Intereses:Contender ardientemente por el Evangelio... Judas 1:3
    • Nacionalidad:  

    Icono L3V17a The task of the modern educator is not to cut down jungles, but to irrigate deserts. Icono L3V17a The task of the modern educator is not to cut down jungles, but to irrigate deserts. Posted 11 noviembre 2008 - 06:16

    Magníficos puntos.
    *´¨)
    ¸.·´¸.·´¨) ¸.·-> L3V17a - Rey Torres
    (¸.·´ (¸.·´



    "Estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros" 1 Pedro 3:15


    0

    #4 Usuario desconectado   Flamas de Fuego

    • Principiante
    • Icono
    • Grupo: Usuario
    • Mensajes: 3
    • Ingresó: 15-noviembre 08
    • Sexo:Femenino
    • Residencia:USA

    Posted 21 enero 2009 - 02:49

    Ver EpígrafeL3V17a, en Nov 11 2008, 07:16 PM, dijo:

    Magníficos puntos.

    Para mi el don es el que Dios te regala por eso la palabra “Don” y el fruto es lo que nace de ti, a través de la relación y tu caminar con Cristo. Bendiciones, muy buen aporte
    Ser luz en medio de las tinieblas significa, conocer, vivir y predicar la verdad cueste lo que cueste, porque el mundo necesita ver una prueba viva de un Dios viviente al cual no puede ver

    http://www.foro-cristiano.cjb.net/
    0

    Página 1 de 1
    • No puedes empezar un nuevo tema
    • No puedes responder a este tema
    • Compartir Tema

    1 usuarios están leyendo este tema
    0 miembros, 1 visitantes, 0 usuarios anónimos